Preparar el soporte final

La imagen la tendremos en el tissue y la debemos pasar a una superficie final. Por eso se llama ‘carbón transportado’. El transporte lo podemos hacer sobre muchas superficies: papel, cartulina, cristal, madera, etc. previamente preparada.

Esta es la fase del proceso que produce más fracasos (por lo menos, a mi) y debemos preparar muy bien la superficie receptora para que el carbón se transporte correctamente.

Lo más habitual es realizar el transporte sobre un papel ‘interesante’, que resista bien la inmersión en el agua: por ejemplo el papel para pintar con acuarela. Lo tienes de varios gramajes y con varios acabados. Podemos usar un gramaje de 180 gr para pruebas, pero para copias finales es mejor usar uno de 300 gr. La textura es a gusto del consumidor, pero debemos tener en cuenta que cuanta más textura, la nitidez disminuye (pero gana el ‘efecto artesanal’). Podemos comenzar con un papel de ‘grano fino’.

El efecto final también dependerá de cómo preparemos el papel para recibir el tissue. Le podemos dar un acabado brillante, mate, con textura, más liso, etc.

Hay muchas fórmulas para preparar el papel final. Te explico tres (de más fácil a más difícil):

  • La más fácil: realizar el transporte sobre un papel fotográfico sin utilizar. Simplemente hay que introducirlo en un fijador endurecedor para que desaparezca las sales de plata. Si tienes papel fotográfico viejo, lo puedes usar para hacer pruebas.
  • Otra fórmula que funciona bien es preparar el papel con un polímero acrílico. La casa Golden comercializa un medium GAC-100 que funciona muy bien. Tiene un acabado brillante, si quieres con acabado mate puedes usar el ‘Fluid Matte Medium’. Yo uso el GAC-100 disuelto 2:1 en agua (2 partes de GAC-100 una parte en agua) para cubrir una hoja de papel acuarela 25×35 cm., necesitas unos 10 ml de polímero y 5 ml de agua destilada. Esta cantidad es suficiente para dar dos capas. Se seca en unas dos horas.
  • La fórmula utilizada tradicionalmente es la de aplicar dos o tres capas de gelatina disuelta al 5% sobre el papel de acuarela. Primero se aplica una capa, se seca y luego se aplica la siguiente. Esta gelatina debe ser endurecida con un baño de formol al 0’5% aplicado después de que la gelatina se ha secado. El formol se evapora y es perjudicial para la salud, por lo que este baño conviene hacerlo en un lugar bien ventilado. A continuación conviene dejarlo secar al sol o dejarlo secar durante varios días para que el formol tenga tiempo para endurecer la gelatina.

CONSEJO: cuando domines el transporte con el GAC-100 pruebas el transporte al papel preparado con gelatina.