Exponer el tissue

Para exponer el tissue necesitamos una fuente de luz ultravioleta. Hay varias opciones:

La más barata es el sol, pero es la más difícil de controlar para saber el tiempo de exposición. Necesitarás un exposímetro que mida la radiación ultravioleta.

La más cara es comprarte una insoladora profesional. Tienen temporizador, bomba de vacío y funcionan muy bien. Existen oportunidades de segunda mano o incluso algunas ‘averiadas’ que no sirven para un uso profesional pero a nosotros nos sirven perfectamente.

La más ‘apañada’ es fabricarla tú mismo. Siempre se han hecho con tubos fluorescentes que emiten luz ultravioleta pero ahora tenemos tiras de luz LED ultravioletas que tienen más potencia que los tubos fluorescentes y permiten tiempos de exposición más cortos.

Para fabricar una fuente de luz ultravioleta para din A4 necesitas:

  • Una tira de led ultravioleta de cinco metros. Tienes muchas ofertas en eBay, en las tiendas chinas de internet o en tu tienda local de electricidad.
  • Una placa de aluminio mayor que din A4 (unos 35 x 40 cm). Se puede usar una plancha de madera pero conviene que sea de aluminio para disipar el calor.
  • Cables, soldador, un enchufe, un interruptor y ser algo manitas. Si te falla esto último puedes pedir la ayuda de un electricista.

Una vez que tienes preparada la fuente de luz ultravioleta deberás colocar el negativo sobre el papel tissue. La parte impresa del negativo (o la parte expuesta) en contacto con el tissue. En este proceso no hay problemas de inversión izquierda derecha ya que al transportar el tissue se recupera la posición original. Para proteger el negativo conviene interponer entre el negativo y el tissue un acetato transparente.

Es necesario mantener en contacto el tissue y el negativo mientras dura la exposición. Para ello necesitamos una prensa de contacto. Una madera de aglomerado, un cristal fuerte y cuatro pinzas para apretarlo:

Una vez realizada la exposición hay que ‘revelar’ inmediatamente la copia.